Conocer la cadena de valor del sector petroquímico y de refinerías para impulsar la optimización

Back

Conocer la cadena de valor del sector petroquímico y de refinerías para impulsar la optimización

Las empresas del sector petroquímico y de refinerías afrontan la presión de trabajar con márgenes cada vez más estrechos y se esfuerzan constantemente por encontrar soluciones que optimicen sus operaciones y aumenten la rentabilidad.

Hay varias tecnologías que permiten optimizar la cadena de valor pero, a menudo, se da una carencia de perspectiva empresarial que genera soluciones puntuales y procesos aislados con importantes pérdidas de valor.

En esta publicación vamos a retroceder un paso para analizar la cadena de valor de una planta petroquímica o de refinería, sus componentes clave, los retos que se afrontan en cada área y las interacciones entre ellas.

Conocer la complejidad de la cadena de valor es fundamental para crear una estrategia de digitalización sólida, capaz de abarcar toda la empresa.

El diagrama siguiente resume la cadena de valor de una empresa downstream de petróleo y gas:

Los planes corporativos y de inversión ayudan a las empresas a decidir sobre sus inversiones de capital a largo plazo mediante al análisis de diferentes opciones en función de las características del suministro y de la demanda, la tecnología disponible, los requisitos medioambientales y de seguridad y los costes de los activos.

Esta es una oportunidad crucial para añadir valor y e influir sobre la rentabilidad del negocio pero, en esta etapa, la información es limitada y existen muchas incertidumbres.

Muchas empresas cuentan con el respaldo de EPC y consultores para estudiar los planes maestros.

Por ejemplo, es difícil predecir la disponibilidad y el precio del crudo con un horizonte de 5-10 años.

Por este motivo, los planes estratégicos deben producir un plan flexible y resiliente, capaz de adaptarse a los cambios futuros del mercado.

Con tantas variables, los responsables de elaborar los planes corporativos analizan las opciones sabiendo que la opción más económica no tiene por qué ser la más rentable.

La elaboración de los planes presupuestarios se realiza año a año y aporta la información y las herramientas necesarias para definir los objetivos fiscales: metas de producción, ventas y beneficios.

Aunque el espectro de opciones es menor que en el caso de los planes a largo a plazo (dado que la planta ya se ha construido), continúa existiendo un nivel de incertidumbre considerable, en especial en cuando al comportamiento del mercado.

Un buen planificador debe apoyarse en un modelo de la planta en el que pueda confiar, así como en un conjunto adecuado de supuestos y análisis del mercado que permitan adoptar decisiones sólidas.

El siguiente paso de la cadena de valor del petróleo y el gas entra en el ciclo operativo, que consta de decisiones que se toman con más regularidad y que cambian constantemente, sobre la base de los resultados de las operaciones, la calidad de la materia prima, la disponibilidad de los activos y la vertiginosa dinámica del mercado.

La elaboración de los planes operativos es el primer paso de este ciclo a corto plazo.

Las decisiones sobre la compra de materias primas y los planes de producción mensuales para maximizar la rentabilidad se toman en paralelo con la gestión de ensayos, el análisis de la calidad de las materias primas y la elaboración de planes de suministro y distribución.

Uno de los retos clave es la consistencia y la precisión de los datos, puesto que la información procedente de diferentes departamentos y equipos puede afectar a la idoneidad de un plan.

Disponer de la información correcta y generar un proceso ágil, capaz de responder rápidamente a la dinámica del mercado, puede aportar una mejora significativa de los márgenes al aprovechar oportunidades económicas.

La programación de la producción viene guiada por los planes operativos y afronta la difícil responsabilidad de adaptar el plan a la realidad.

La programación diaria establece los objetivos operativos diarios mediante el análisis de la trayectoria óptima para alcanzar los objetivos económicos definidos por el plan mensual, al tiempo que gestiona una serie de cambios constantes y restricciones operativas tales como la disponibilidad de depósitos, los desajustes en la composición de los fluidos, los retrasos en los envíos y el mantenimiento no planeado.

Además de todo esto, los objetivos operativos resultantes deben permitir el desarrollo estable y seguro de las operaciones.

Una comunicación fluida entre el personal de operaciones y los programadores es un factor esencial para el éxito de un programa.

Las operaciones de planta siguen los objetivos establecidos por la programación diaria, que los operadores de campo y de la sala de control supervisan y controlan.

A menudo, están disponibles sistemas de gestión de energía, gestión de depósitos y movimientos y mezcla de productor, que ayudan a los operadores a tomar mejores decisiones.

Tecnologías tales como el control avanzado de procesos y la optimización en tiempo real también pueden ayudar al equipo de operaciones a explotar la planta de forma estable en el punto de funcionamiento más rentable.

La gran cantidad de información disponible durante las operaciones de una refinería o una planta petroquímica, si no se gestiona adecuadamente, puede plantear dificultades a los operadores para concentrarse y distinguir en qué información pueden confiar, lo que reduce la agilidad y no ofrece la seguridad necesaria para ampliar el alcance de las operaciones.

El rendimiento de la planta se mide a través de los resultados de las operaciones y puede combinarse con los datos de planes y objetivos para proporcionar análisis y perspectivas capaces de impulsar la mejora de los procesos.

En general, toda la información que se genera a lo largo de la cadena de valor puede impulsar más valor empresarial cuando se comparte entre diferentes áreas.

Por ejemplo, para que los equipos corporativos puedan crear objetivos fiscales más precisos, se puede usar un modelo LP actualizado de los planes operativos de la planta al planear los presupuestos.

El ritmo de la distribución de la información y el nivel de consistencia de los datos a lo largo de la cadena de valor determina la capacidad de una empresa para responder a los cambios y puede influir enormemente en los márgenes de beneficio.

Mejorar el flujo de información y aumentar la colaboración en toda la empresa es un objetivo clave de una estrategia sólida de optimización de la cadena de valor.

Para comprender mejor cómo la optimización de la cadena de valor puede impulsar una mejor colaboración y hacer posible el aumento de los márgenes, visite la página de optimización de la cadena de valor de AVEVA: sw.aveva.com/value-chain-optimization.

Erika Fernandez es la Directora de marketing responsable del catálogo de gestión unificada de la cadena de suministro de AVEVA. Con más de 15 años de experiencia en ingeniería y tecnología, Erika ha trabajado en gestión de proyectos e I+D de software y durante los últimos 8 años ha desempeñado funciones clave en ventas y marketing en AVEVA, prestando soporte a clientes de diferentes sectores de procesos. Erika posee un máster en ciencias en ingeniería química por la Universidad de São Paulo.
Loading Page...

AVEVA has sales, support and development offices around the world.