Cinco maneras de reforzar sus puntos débiles mediante la adquisición de resiliencia operativa

Los equipos que desarrollan resiliencia operativa tienen muchas ventajas en comparación con organizaciones menos resilientes. Una mejor planificación frente a escenarios adversos les permite estar siempre preparados y disponer de un plan de seguridad ante situaciones inesperadas. De este modo, evitan que las perturbaciones en los sistemas, el personal o el flujo de datos puedan comprometer la calidad de las operaciones.

La resiliencia operativa es un componente clave de la excelencia operativa (OpEx), así como un objetivo que toda empresa debería perseguir. Para que pueda avanzar en el camino hacia la resiliencia, hemos recopilado algunos consejos con el fin de mejorar su sistema y convertir sus puntos débiles en puntos fuertes. 



Para un acceso ilimitado a todas las herramientas que necesita para conseguir una operativa resiliente, le recomendamos AVEVA Operations Control. AVEVA Operations Control elimina cualquier barrera a la hora de incorporar sistemas resilientes y le ofrece las prestaciones necesarias para construir una arquitectura operativa sólida y conseguir que esta se mantenga firme y segura incluso durante los periodos de rápido crecimiento del negocio. 


Planificar el desastre

Una de las mejores formas de generar resiliencia operativa ya desde el inicio es intentar anticiparse a lo que pueda ir mal para después elaborar un plan de contingencia. Un buen ejemplo de este concepto podría ser el diseño redundante de los sistemas importantes, de modo que, cuando se produzca una parada del sistema, esto suponga un inconveniente y no un desastre. Planificar el fracaso también puede significar establecer un equilibrio entre la recuperación ante desastres en las instalaciones y en la nube y la accesibilidad de los datos, de modo que los sistemas importantes puedan restaurarse de manera remota o replicarse en otras ubicaciones. Esto puede implicar la exploración de arquitecturas híbridas para que el flujo de información y la forma de acceder a ella no requieran siempre de la presencia física de todo el equipo.

Digitalizar los registros

Como parte del camino hacia la madurez de la automatización industrial, ya debería estar digitalizando los registros para reducir los errores humanos y hacer que la información sea más accesible y comprensible. Del mismo modo, estos registros digitales también aportan ventajas desde el punto de vista de la resiliencia operativa. Dichos registros ofrecen datos contrastados que pueden utilizarse junto a la información relevante, a modo de contexto, y pueden ayudar a los miembros de un equipo a tomar decisiones procesables. Los registros digitales también ofrecen una fuente única de información para los datos, lo que puede ayudar a los equipos de operaciones a desprenderse de los silos de información. Para las industrias reguladas, esto puede significar tiempos de respuesta altamente eficientes frente a las demandas de la producción al mismo tiempo que se limitan los riesgos para la organización. Esta fiabilidad y disponibilidad de la información puede ayudar a reducir los errores y mejorar la toma de decisiones en toda la organización.

Construir equipos resilientes

La resiliencia de los trabajadores es también un aspecto clave de la resiliencia operativa. Las empresas más resilientes dan prioridad al desarrollo de las habilidades y conocimientos de sus equipos con el objetivo de crear también una redundancia en términos de recursos humanos. ¿Están preparados sus operarios para realizar varias tareas o funciones en caso de una pérdida imprevista de efectivos? La implementación de herramientas de colaboración y de intercambio de conocimientos hace posible que sus equipos se actualicen y se aseguren de preservar sus capacidades principales. Asegúrese de que su equipo tiene acceso a la formación adecuada y cree una cultura que fomente y recompense a los trabajadores resilientes que puedan resolver los problemas con rapidez en el conjunto de la organización.

Sacar partido a herramientas como el mantenimiento predictivo

No siempre somos capaces de predecir un fracaso porque a menudo no tenemos la información o la experiencia para localizar e interpretar los patrones negativos. Por suerte, tecnologías como la IA o el aprendizaje automático son capaces de recabar más datos que cualquier persona y pueden identificar rápidamente los patrones que sugieran problemas en el futuro. Mediante el uso de herramientas de mantenimiento predictivo basadas en la IA y en el aprendizaje automático, los operadores pueden anticipar y prevenir muchos problemas que, de otro modo, podrían desembocar en periodos de inactividad no previstos.

Una operativa resiliente es una operativa segura

Los agentes maliciosos representan una amenaza externa altamente impredecible. El malware, el ransomware, los exploits o incluso los ataques internos pueden ocurrir en cualquier momento y a cualquier empresa. La capacidad de reacción ante estas amenazas depende de la resiliencia de sus operaciones. Si bien es posible evitar ser el blanco de algunos de estos ataques maliciosos con fuertes medidas de seguridad, no existe un plan infalible para prevenirlos por completo. Tener como objetivo la resiliencia operativa significa planificar cómo se van a distribuir sus datos entre las instalaciones y la nube, cómo se van a recuperar en caso de que se encripten o se roben y qué medidas permanentes se van a tomar para mantener la seguridad de las operaciones. Un buena manera de empezar es aplicar AVEVA Operations Control a la base de su operativa, para asegurarse de disponer siempre de la versión más reciente y más segura de su software de control de operaciones.

Suscríbase a las actualizaciones

Suscríbase a nuestro boletín y obtenga la información más reciente directamente de la fuente.

Suscríbase ahora