Cinco pasos para definir un plan de excelencia operacional

Cualquier empresa puede avanzar hacia la excelencia operacional empezando poco a poco, definiendo un plan e implementando las tecnologías digitales adecuadas.

Fecha de publicación: 1 de julio de 2021

En el artículo anterior, Definición de la excelencia operacional, la excelencia operacional se definió como establecer un alto nivel de fiabilidad de los activos y permitir al equipo que maximice la eficiencia de forma ágil en toda organización corporativa y de fabricación, incluyendo la cadena de suministro. Es todo un reto, pero cualquier organización puede conseguirlo empezando poco a poco.


Los sistemas digitales ayudan a los usuarios a crear una buena estrategia de activos como base para lograr la eficiencia operacional.


Para tener éxito, los planes deben tener en cuenta a las personas, los procesos y los activos. A continuación encontrará cinco pasos para definir y ejecutar un plan de excelencia operacional.

Diagram_AVEVA_OperationalExcellence_06-21

1.     Monte un equipo multidisciplinar para crear un plan multidimensional

La auténtica excelencia operacional no se consigue con una sola persona, ni siquiera con un solo equipo. Requiere la experiencia y los conocimientos de todos los implicados en las actividades a mejorar. Las personas interesadas pueden incluir al personal de operaciones, mantenimiento, ingeniería, cumplimiento, oficinas comerciales y otras áreas.

La excelencia operacional tarda cierto tiempo en desarrollarse, por lo que las organizaciones deben ser conscientes de ello y analizar las operaciones actuales para detectar lagunas y oportunidades de mejora, empezando poco a poco en unas cuantas áreas clave. Estas áreas pueden incluir los procesos productivos, los procedimientos de operaciones y mantenimiento, las habilidades del equipo, el estado y ciclo de vida de los activos, el apoyo a sistemas y datos u otras. Algunos aspectos comunes a tener en cuenta en un plan multidimensional incluyen:

  • Procesos de producción: emplee métricas que definan si las tasas y calidades de producción cumplen con las expectativas y si los activos están rindiendo según las especificaciones.
  • Personas: investigue si cuenta con la información, los procedimientos y la formación adecuados, de tal manera que el personal pueda incorporarse correctamente, convertirse en miembros efectivos del equipo y seguir funcionando bien a lo largo del tiempo.
  • Activos: calcule los costos de mantenimiento, junto con cualquier incremento o fallo crítico no esperados, con el objetivo de equilibrar las demandas operacionales con los requisitos de mantenimiento.
  • Sistemas y datos: ¿cuenta con los sistemas adecuados para ofrecer datos fiables y oportunos al personal, ya estén trabajando en la planta local o de manera remota?
  • Geografía y cultura: en las empresas con más de una ubicación, ¿hay diferencias de prácticas y personal que deban gestionarse, y pueden transferirse las mejores prácticas entre diferentes ubicaciones comerciales?

2.     Defina los objetivos comparativos, estratégicos y de rendimiento

Convierta el plan en una estrategia para conseguir los objetivos operativos y de rendimiento. Use comparativas con otras empresas del sector e índices de referencia para garantizar que los objetivos están alineados y son razonables. Alinee la estrategia con las áreas de riesgo empresarial como la disponibilidad de activos, el cumplimiento de las normas de salud, seguridad y medio ambiente, la productividad y la rentabilidad.  A continuación, identifique la formación y tecnologías específicas que deban implementarse para aplicar la estrategia. Por ejemplo, quizás los equipos de operaciones necesiten una herramienta de colaboración para comunicarse mejor con distancia social.

3.     Alinee la estrategia con el viaje a la transformación digital

Aunque casi todos los sectores se han visto obligados a digitalizarse, cada empresa está en una fase de adopción diferente de las tecnologías digitales para realizar tareas operacionales. Algunas actividades son enteramente digitales, y la mayoría tienen al menos el apoyo de la tecnología digital. Teniendo en cuenta el plan y la estrategia, piense con qué tecnologías digitales cuenta, o cuáles debería actualizar o añadir.

Además, en este paso también comenzamos a evaluar los costos relacionados con ejecutar cada actividad. Priorice la implementación de nuevos procesos y tecnologías basándose en el retorno de la inversión esperado (ROI) frente a los riesgos asociados con la planificación temporal, las necesidades de producción, el aprovisionamiento de equipo, la disponibilidad del personal y otros factores, para determinar las medidas a tomar de manera más inmediata.

4.     Priorice la implementación equilibrando el riesgo, el costo y el rendimiento

Cree una lista de acciones y fechas de ejecución y delegue las responsabilidades en las partes interesadas y socios proveedores según sea necesario. Defina indicadores clave del rendimiento (KPI) claros y otras métricas para medir y realizar un seguimiento de la ejecución de tareas.

5.     Revise las lecciones aprendidas y optimice el plan de manera continua

A la hora de ejecutar cualquier estrategia, siempre es importante evaluar las desviaciones y examinar las lecciones aprendidas a lo largo del camino para ayudar a iterar y refinar el plan y mejorar continuamente sobre la marcha.

Descubra cómo AVEVA puede ayudar a su empresa a desarrollar y ejecutar un plan para alcanzar la excelencia operacional siguiendo estos pasos e incorporando productos y servicios de transformación digital.



Suscríbase a las actualizaciones

Suscríbase a nuestro boletín y obtenga la información más reciente directamente de la fuente.

Suscríbase ahora